martes, 26 de mayo de 2009

Fin De Semana


El sábado por la mañana después de desayunar decidí que le dedicáramos un tiempo a la belleza. Es muy relajante el ser duchada, secada, recibir un masaje y ser mimada por mis esclavas. Después que terminaron con su ama, les toco a ellas el depilarse una a la otra. lila como ya es costumbre de forma total. Sandy deberá conservar un pequeño triangulo de bello en la parte superior del pubis. lila se encargara del depilado de sandy y sandy del de lila. A continuación se ducharon y mas tarde salimos a la compra de la despensa.
Por la tarde sandy se puso a hacer los deberes de la escuela y a estudiar mientras lila y yo hacíamos algunas labores de la casa.

El domingo, durante el desayuno les informe que tendríamos una sesión un poco más tarde.
Mientras recogían las cosas del desayuno y lavaban la loza, prepare el material que utilizaría.

Cuando terminaron su labor las llame. Las coloque frente a frente y separadas unos 20 cms. Ate cuatro vueltas de cuerda alrededor de ellas, a la altura de la cintura y los extremos de la cuerda los fui enrollando en el espacio que estaba entre sus vientres, de tal modo que quedaran atadas de frente, solo por la cintura y separadas apenas 20 cms. Una vez hecho esto les comunique que así permanecerían y que podían hacer lo que desearan mientras yo hacia algunas labores que tenía pendientes.
De momento se miraron, se sonrieron y voltearon a verme como diciendo ¿y esta, Qué pretende con esto?
Al principio fueron risas, bromas, yo las oía y veía desde donde estaba. Conforme paso el tiempo se dieron cuenta de que no era nada fácil el estar así. Encontraron que era más fácil el caminar de lado, pero debían decirse que pretendían o a donde querían ir. Trataron de sentarse y vieron que no era tan fácil. Encontraron que lo mejor era sentarse una en las piernas de la otra. Así fueron sufriendo y encontrando sus respuestas. Como ir al servicio, como lavarse las manos, etc. Por supuesto que hubo roce de cuerpos también pero una vez que paso el primer momento en el cual después confesaron que pensaban que lo que yo intentaba hacer era excitarlas y se dieron cuenta de la dificultad de estar así, eso paso a segundo plano.
Por supuesto que me dedique a forzarlas un poco, No podía quedarme con las ganas de llamarlas cuando apenas se habían logrado sentar, o estaban en el otro lado del departamento para pedirles me trajeran algo o bien que juntaran algo que se me había “caído por accidente” al suelo. Pero para evitar que se quejaran mucho de su Dueña, esta por esos pequeños favores siempre las recompensó con alguna caricia para mantenerlas motivadas.

Para la hora de comer encargue comida rápida, la mano derecha de lila fue inmovilizada en la cuerda de la cintura y la izquierda de sandy de igual forma. Fue interesante el ver como se las ingeniaron para partir la comida. Una con el tenedor y la otra con el cuchillo.
Al término de la comida. Fueron liberadas y les concedí 10 minutos de descanso.

Cuando regresaron a mi presencia, tome a lila. Le puse un antifaz para evitar que pudiera ver, la lleve caminando por el departamento para desubicarla un poco, la puse a cuatro patas y ate unas pequeñas cadenas uniendo los restrictotes de sus tobillos a los de sus muñecas. Esto la limitaba un poco en sus movimientos, debía adelantar la mano derecha y la rodilla del mismo lado al mismo tiempo y de igual forma el otro lado.
Le dije que permaneciera ahí hasta que le indicara.
Coloque a sandy sentada en el sofá, con las piernas abiertas y le di mis instrucciones. Colocaría unas pinzas en sus senos (tres en cada uno) y dos en sus labios vaginales. Suplico que no, que no le gustaba el dolor pero se acabo sometiendo. Antes de ponerlas le explique que tenía prohibido decirle a lila donde se encontraba tanto ella como la propia lila. Podía guiarla pero solo con cuatro pistas, adelante, atrás, derecha e izquierda. Lila debía llegar a donde se encontraba y quitarle las pinzas con la boca. Entre mejor lo hiciera y se concentrara en guiar a lila en vez de en el dolor de la pinzas, mas rápido dejaría de sufrir. A lila le di las instrucciones pertinentes del mismo tipo. Me pidió que cambiara los papeles pero no acepte.
Cuando estuvieron listas y después de poner la primera pinza le indique a sandy que empezara a guiar a lila. Cuando lograron su objetivo les ordene que se dieran placer mutuamente con mi permiso para llegar al orgasmo.

Más tarde mientras cenábamos, comente con ellas que lo que había sucedido, era con el fin de que aprendieran que debían trabajar juntas y ayudarse.
A mi me dejo como su Dueña satisfacciones grandes. Como el que lila sabiendo que a sandy no le gusta el dolor, se hubiera ofrecido a cambiarse por ella. Como ante la pena de lila al oír el “Hay” de sandy cada que quitaba una pinza, y al ver sus lagrimones una vez que le quite la venda. Sandy la apapacho y le dijo que lo había hecho muy bien, que no se preocupara.
Me dejo ver que sandy tiene una disposición total para tratar de complacerme. Que lila ni se diga, lo se desde hace mucho. Se con muchos pequeños detalles que se dieron que se llevaran bien, que se cuidaran una a la otra y que trabajaran juntas buscando mi bienestar, mi placer y el darme gusto.


AMANDA

Domina

4 comentarios:

Dantonmaltes dijo...

Esto está a medio camino entre un concurso de la tele y esas cosas que montán en las empresas para enseñar a los empleados a trabajar en equipo. :-)

AMANDA dijo...

Mi querido amigo Danton:
Ahora si me haz hecho soltar una gran carcajada con tu comentario. Lo del concurso de la tele no se me habria ocurrido. Lo de enseñar a los empleados a trabajar en equipo pues si hay algo de cierto en eso. Una que aprende de esos grandes corporativos, donde lo que importan son los resultados...
Un beso para ti y para Endy

Selket dijo...

No hay nada más hermoso que varias mujeres viviendo en armonía.
Seguro que lo harán muy bien las tres, se nota que hay buena predisposición.

Besos

XoXXeX dijo...

Que buen ejercicio... la autorización para el placer posterior me pareció muy justa.
Me apunto como tu nuevo lector.